Ummm...buena elección

Comprar Pollo al ajillo online

Categoría: Montaña

Pollo al ajillo

Compra online el pollo al ajillo como plato único o añade una guarnición, un entrante y un postre y prepárate para disfrutar. Tranquilo, en tu casa, después de un día duro de trabajo, saborea una rica cena compuesta, por ejemplo, por un plato de pollo al ajillo y patatas panadera. Disfrutarás pensando en lo rico que está y que no has invertido tiempo en cocinarlo.

 

3,10

* IVA incluido

Pollo al ajillo: aceite de oliva, ajo, caldo de pollo en pastilla, sal, vino blanco, agua y zoqueta de pollo.

Patatas: aceite de oliva, patata, romero, sal, tomillo, pimienta negra molida.

 

 

 
 

Por cada 100g

Energía

396,3 kJ / 94,7 kcal

Hidratos de carbono
de los cuales:

- azúcares

6,2 g


2,8 g

Proteínas 9,3 g

Grasas
de los cuales:

- ácidos grasos

2,5 g
 

0,5 g

Sal 1,1 g

En estos momentos, no existe contenido audiovisual de este plato.

 

 

Pollo al ajillo es un plato que pertenece a Montaña y cuya referencia es 1508

 

 

 

Te dejamos otras opciones de Montaña

Saborea el pollo al ajillo casero
El pollo al ajillo es un clásico dentro de la cocina tradicional, por eso es otra de nuestras propuestas para ti. El pollo al ajillo es una receta rica, sana e ideal para comidas y cenas. Puedes acompañar este plato principal con una guarnición de patatas panadera, una ensalada de cous cous y un tiramisú de postre. Esto es sólo un ejemplo, pero tienes muchas posibilidades con la variedad de platos que encontrarás en nuestra carta.

 

Cómo hacer pollo al ajillo
En Comentucasa conocemos la receta tradicional del pollo al ajillo compuesta principalmente por el pollo, ajo, limón, caldo de pollo, aceite de oliva y vino. Es un plato sencillo pero muy rico, seguro que querrás repetir una vez lo hayas probado. Puedes estar tranquilo porque el pollo al ajillo de Comentucasa es saludable y está realizado con productos naturales y de calidad.

 

Compra pollo al ajillo online
Compra online el pollo al ajillo como plato único o añade una guarnición, un entrante y un postre y prepárate para disfrutar. Tranquilo, en tu casa, después de un día duro de trabajo, saborea una rica cena compuesta, por ejemplo, por un plato de pollo al ajillo y patatas panadera. Disfrutarás pensando en lo rico que está y que no has invertido tiempo en cocinarlo.